Si requieres de una reparación de una tubería que tenga una fuga o de un cambio de llave, lo primero en que piensas, es que se requieres de un plomero, algo que parece sencillo, pero si cometes el error de llamar al primero que se te ocurra, luego sale muy caro el remedio.

Lo primero que es debes hacer es preguntar entre tus amigos, vecinos o familiares si conocen a un plomero capacitado y principalmente que no abuse de los precios en sus servicios.  Mientras más te recomienden a alguien, ese es al que debes contratar.

Por otro lado, hay que saber qué tipo de plomero contratamos, porque luego se especializan en reparaciones o en instalaciones de mayor envergadura, es decir:


A los que se concentran en reparaciones se les debe llamar cuando se obstruye un fregadero, o cuando hay fugas en las llaves.

Por otro lado, si tu tubería necesita ser reemplazada o requiere de una instalación para tu centro de lavado, es mejor hablar a un plomero más especializado, aunque debes estar consciente que obviamente sus honorarios serán mayores.